Muchas veces todos pasamos por ese momento en la vida donde debemos sincerarnos con nosotros mismos y reflexionar sobre si lo que estamos haciendo para crear empresa, superarnos como personas y generar ingresos es en verdad lo que queremos hacer.

Y eso nos pasa porque, nuestro sistema educativo global se ha enfocado en formar empleados que nutran sistemas arcaicos llamados grandes empresas, a través de la mano de obra de bajo costo -no importa el monto de tu salario, siempre será pequeño para una empresa de gran tamaño -. Los créditos bancarios a los que acuden todos aquellos que no tienen paciencia ni educación financiera de calidad, y los sistemas de salud y pensión que en nuestra hermosa Latinoamérica siempre están desgastándose.

Para entender mejor la solución que podemos establecer en ante esta dificultad que todos conocemos, y comprender como nuestro talento es parte de la transformación que debemos vivir camino al éxito y así lograr tener suficientes ingresos para mantener un nivel de vida excelente, hablemos de Luis y Carla. Luis es un empleado asalariado como tú o muchos que conoces. Esta es su historia…

Luis creció con una fuerte afición hacia la guitarra, era muy hábil y por supuesto impresionaba a las mujeres, era la sensación entre sus amigos y en realidad su alma estaba hecha de música. Pero como suele ser común en la cultura latina, sus papás no querían que se dedicara a la música. Así que cuando llegó el momento en que Luis debía escoger una profesión para estudiar, lo presionaron a estudiar economía.

Es una interesante carrera profesional, pero no tanto si no es lo que te apasiona. Así que la universidad pasó tan rápido que ni se dió cuenta, consiguió un empleo y se volvió oficinista. Pero el horario, el tedio, la presión de su jefe por alcanzar las metas del mes, los exámenes de calidad profesional y tanto tanto estrés iban perjudicando su autoestima, su felicidad en el trabajo y hasta su vida social.

 

Decidió cambiar. Pero no sabía por donde empezar.

 
El recordó aquellos días donde en verdad hacía lo que amaba, donde ganaba algún dinero cantando en fiestas de sus amigos y lo muy feliz que se sentía. Decidió cambiar. Pero no sabía por donde empezar. Desempolvó su guitarra y retomó donde se había quedado. Pero ahora su vida se había partido en dos: feliz los fines de semana y por las noches cuando ensayaba con la guitarra; e infeliz entre semana, en el tedio de los días grises que veía por la pequeña ventana que veía desde lejos en su cubículo de la oficina. Como quería Luis que todo fuera distinto.

Mientras tanto, Carla era una talentosa pintora que, aunque tuvo la presión de sus padres por estudiar otra cosa, siguió sus impulsos y decidió dedicarse a hacer arte, a desarrollar su talento. Puede que no sepas -en detalle- que el arte es una forma de riqueza de continuo incremento, de forma tal que al hablarte de esta historia me refiero a la creación de un activo con alcances muchas veces insospechado. ¿Lo dudas? Dale un vistazo al Museo de Louvre en París, muchas piezas de arte que allí se guardan son invaluables.

Carla se esforzó muchísimo para ser la mejor, obtener becas y organizarse económicamente. Pero se encontró ante un gran problema: su hermoso arte no podía tener tanta difusión como ella quería. Así que investigó y descubrió la solución que era vender sus pinturas a través de una tienda en linea. Tomó varias capacitaciones, conoció especialistas en diseño web y marketing online, y haciendo un esfuerzo, montó su negocio en línea. Hoy día haciendo lo que ama, gana dinero por ventas virtuales inclusive mientras duerme. Hace poco la invitaron de una galería muy reconocida en Estados Unidos. La conocieron por su tienda virtual, no pueden esperar más a conocerla y exponer sus piezas. Ya compró los tiquetes, viajará pronto a una exposición que definitivamente la hará una pintora reconocida.

Mira en estas historias como un origen en común puede desembocar en distintos finales cuando la determinación a hacer lo que amas se vuelve tu incentivo para obtener el éxito. Con los servicios que hemos ido desarrollando para ti en Tu Negocio Online Fácil, podrás lograr lo que ha logrado Carla, inclusive si en este momento estás donde Luis se quedó. Podrás vivir la felicidad de Carla, te ayudaremos si eres como Luis a capitalizar tu pasión y vivir de tu talento.

Pero la determinación, la confianza en tí mismo/a y la toma de acciones dependen de tí.

No esperes más, empieza ya a hacer de tu talento tu mayor ingreso económico.

Es posible para todos, solo faltas tú.

 

¡Si te gustó este artículo, comenta y comparte!